Sociedad Organizacion Social

Sociedad Organizacion Social

3.1 Organización Social

En la forma actual del capitalismo, la empresa (o empresas) son las principales entidades de coordinación de la producción y venta de bienes.

La mayoría de las cosas que usted compra en una tienda son producidos por una empresa (o varias empresas), y muchas de estas cosas son necesarias para su supervivencia (tales como alimentos, agua, ropa, etc.)

Aunque las empresas están legalmente considerados como una sola entidad, que se componen de grupos de personas que trabajan para el éxito de los negocios.

Las empresas también contienen una cierta jerarquía de individuos, con un menor nivel de los empleados a menudo con realización de tareas domésticas o básica y superior, empleados de nivel la gestión de la sociedad en su conjunto.

Muchas empresas se dividen la propiedad entre los accionistas, que invierten en negocios particulares con la esperanza de que va a generar un beneficio.

Y en el mundo actual, las empresas son cada vez más multinacionales, lo que significa que llevan a cabo operaciones en más de un país.

Aunque las empresas son en última instancia los responsables de la producción y distribución de bienes, su objetivo fundamental es generar un beneficio, todas las otras preocupaciones son secundarias.

El famoso economista, Milton Friedman, publicó un artículo en el New York Times en 1970, titulado “La responsabilidad social de las empresas es aumentar sus beneficios”.

En él explica cómo los ejecutivos y gerentes de una empresa son responsables ante los accionistas, y, como tal, sólo son responsables de generar un beneficio para la empresa.

Esto significa que un administrador viola su contrato con los accionistas de sus empresas si él / ella fuera a utilizar fondos de la compañía a realizar donaciones a fundaciones o cumplir con otros objetivos sociales.

Si Friedman tiene razón, las empresas sólo existen para generar un beneficio y no debe ser tomado como base para lograr otros beneficios sociales positivos.

Por un lado, parecería lógico que las empresas deben preocuparse sólo de generar ganancias.

Después de todo, el sistema capitalista exige que la generación de capital (dinero) es el principal motivo de todos los actores del sistema económico.

Sin embargo, si la ganancia es de hecho el único objetivo de las empresas, no habría ninguna razón para ayudar al medio ambiente o el apoyo a los ideales sociales.

Sin embargo, esto es problemático, ya que es la misma extracción de recursos y actividades de consumo generado por las empresas son las principales causas de la degradación ambiental.

Si fuéramos a tomar el ejemplo del colapso de la pesquería de bacalao del Atlántico de la costa este de Canadá, veríamos que todas las empresas pesqueras diferentes, actuaron para aumentar los beneficios, y como resultado la destrucción de los recursos.

Situaciones similares están ocurriendo en todo el mundo, con el cambio climático como el mayor problema global.

Pero, ¿cómo promover la adopción de la sostenibilidad en una entidad que se ocupa sólo de los beneficios?

Para obligar a las empresas a internalizar las consecuencias ambientales en sus modelos de negocio, muchos economistas y ambientalistas han sugerido incluir los costos de la degradación ambiental en los costos operativos de las empresas.

Una de las formas más famosas de la integración de estos costos es a través de impuestos sobre el carbono.

El punto de impuestos sobre el carbono es poner un precio a la emisión de CO2 en la atmósfera.

En la actualidad la mayoría de las empresas no tienen estos costos, pero los expertos afirman que si ellos son penalizados por emitir grandes cantidades de contaminación, sería en su mejor interés reducir la contaminación.

Esto es porque el costo de hacer negocios sería más barato si invierten en la tecnología que reduce sus emisiones de CO2.

A pesar de los impuestos al carbono se aplicaran a las emisiones de CO2, ideas similares podrían aplicarse a otras formas de degradación ambiental.

Algunas de las recientes acciones de algunas empresas ponen en tela de juicio algunos de los supuestos de Friedman acerca de cómo las empresas deben actuar.

En particular, algunas empresas han puesto la práctica de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) para integrar ens un departamento, otras preocupaciones para el beneficio en los modelos de negocio.

Muchas empresas han reconocido que la percepción pública está desempeñando un papel cada vez más importante en la economía, y que las personas toman decisiones de compra sobre la base de lo “bueno” o “malo” que ellos perciben que una empresa sea.

Departamentos de RSE a menudo se preocupan por mejorar la imagen pública de su empresa mediante la reducción de sus emisiones de carbono, reducción de la contaminación, la promoción de los objetivos ambientales, y la donación a instituciones de beneficencia.

Todas estas actividades desempeñan un papel positivo en el medio ambiente y en la sociedad, y se originan en las acciones de las empresas.

Sin embargo, algunos se preguntan si esto va lo suficientemente lejos, o si una regulación más estricta necesita ser aplicadas a las empresas.

A pesar de las numerosas críticas de la RSE, esto un paso en la dirección correcta para que las entidades que antes sólo estaban interesadas en generar ganancias.

Saludos y suerte prof lauro soto


Mis sitios nuevos:
Emprendedores
Politica de Privacidad