Atmosfera

Atmosfera

Atmosfera

La atmósfera es la capa más externa de la Tierra y está compuesta por diferentes gases que se extienden a varios kilómetros de distancia de la litosfera.

La fuerza gravitacional de la tierra asegura de que la atmósfera se mantiene en su lugar.

Alrededor del 97% de la atmósfera está ubicado a 30 km de la superficie del planeta, mientras que el límite superior de la atmósfera se extiende a 10,000 kilometros de la Tierra.

La composición química del aire dentro de 80 kilometros de la superficie está compuesta principalmente por nitrógeno (78%), oxígeno (21%) y otros gases (1%).

Además de estos principales gases, la atmósfera contiene vapor de agua.

El ambiente desempeña muchas funciones que son críticas para la supervivencia de la vida en la tierra.

La atmósfera superior contiene la capa de ozono, que es una fina capa de oxígeno situado a unos 14 a 50 km sobre la superficie.

Realiza el papel crucial de la absorción del 97–99% de la radiación ultravioleta del sol, protegiendo así a la biosfera de sus efectos nocivos.

Sin la capa de ozono, los organismos de la superficie de la Tierra sería destruida por la exposición directa a la radiación ultravioleta intensa, y los tejidos sin protección animal serian dañados.

Sin embargo, el ozono puede ser reducido a través de la liberación de clorofluorocarbonos, que fue un gran problema en todo el siglo 20.

Los clorofluorocarbonos son compuestos altamente estables que pueden sobrevivir a la subida de la capa de ozono y a las moléculas de ozono.

Ellos fueron los más comúnmente encontrados en refrigeradores, disolventes, propelentes y, aunque se han ido eliminando gradualmente desde que el Protocolo de Montreal en 1989.

El Protocolo de Montreal es uno de los pocos éxitos de la comunidad internacional respecto de las normas sobre protección del medio ambiente.

Otra función importante de la atmósfera es la regulación de temperaturas de la superficie a través del efecto invernadero.

Cuando la radiación solar (en forma de luz y calor) entra en la atmósfera, algunas de ellas se reflejan hacia el espacio debido a la capa de ozono, mientras que otras continúan a la superficie.

De la radiación que alcanza la superficie, alguna es absorbida por la tierra, mientras que otra se reflejan en la atmósfera.

Sin embargo, la presencia de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono y de metano atrapan parte de esta radiación de la Tierra, y absorben o reflejan de nuevo hacia la superficie.

Esto crea un efecto invernadero, ya que atrapa la radiación cerca de la superficie y provoca el calentamiento del planeta que es importante para la función de la vida.

Sin embargo, la reciente preocupación sobre el efecto invernadero o el cambio climático han surgido debido a la creciente concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera como resultado de la actividad humana.

Antes de la Revolución Industrial, las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera eran 278 ppm (partes por millón).

Debido a la industrialización y mayores niveles de desarrollo, desde entonces, las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera han aumentado casi un 40%, y se sitúan en 392 ppm, que es 42 ppm más alto que el nivel de seguridad identificado a 350 ppm.

Sin lugar a dudas, el dióxido de carbono ha aumentado en la atmósfera debido a actividades humanas.

La única manera de frenar el cambio climático y reducir las concentraciones de dióxido de carbono a un nivel seguro en la atmósfera es la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por la actividad humana.

Saludos y suerte prof lauro soto


Mis sitios nuevos:
Emprendedores
Politica de Privacidad