Ruido Industrial

Ruido Industrial

El ruido ha sido reconocido recientemente como un problema de gran importancia respecto a la salud en la industria, aún cuando en el pasado se habían ya establecido relaciones entre él, los daños a la audición, y el cambio en la conducta humana.

No hay duda que algunos ruidos ocupacionales, y en cierta medida los ruidos normales de todos los días, pueden causar pérdidas auditivas temporales o permanentes. Esto, ha sido observado clínica y experimentalmente tanto en seres humanos como en animales.

El problema del ruido y los daños auditivos como riesgo industrial para la salud han llegado a preocupar bastante, por las complicaciones que lo acompañan, más la amenaza de las compensaciones a los trabajadores por la pérdida auditiva debida a su ocupación. Algunas de las variables que complican el caso son:

El envejecimiento, que parece estar asociado con una pérdida auditiva.

Las pérdidas temporales en la audición presentan otra complicación, ya que se ha observado que las pérdidas medidas, asociadas con ambientes ruidosos, pueden ser reducidas al eliminar la fuente del ruido.

Los efectos relacionados de la frecuencia e intensidad del ruido, deben tenerse en cuenta cuando se desee comprender plenamente el carácter de un determinado ruido. La identificación de un ruido, simplemente en función de su nivel, no indica necesariamente el efecto dañino correspondiente a dicho ruido.

Otras variables deben ser igualmente consideradas al tratar de evaluar el daño auditivo ocupacional. Debe prestarse también atención a la susceptibilidad individual del trabajador.

Debe reconocerse que aunque no es difícil identificar la presencia de sordera, es muy difícil determinar sus orígenes.

Efectos del ruido en el sistema auditivo.

Existen dos tipos de pérdida de la capacidad auditiva debida al ruido.

El trauma acústico. Que consiste en un daño instantáneo al oído, proveniente de un frente de ondas en marcado ascenso, como el que ocurre en una explosión, y puede producir ruptura del tambor del oído.

Pérdida de la audición inducida por el ruido. Es más común y se origina de una explosión por largo tiempo a sonido intenso. El efecto suele presentarse lentamente y su severidad o gravedad depende de la intensidad, frecuencia y duración de la exposición al ruido.


Mis sitios nuevos:
Emprendedores
Politica de Privacidad