Asia

Asia

Asia

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Asia es el continente más extenso y poblado de la Tierra. Con cerca de 44 millones de km², supone el 8,70 % del total de la superficie terrestre y el 29,45 % de las tierras emergidas y, con 4 140 000 000 de habitantes, el 61 % de la población mundial. Se extiende sobre la mitad oriental del hemisferio Norte, desde el océano Glacial Ártico, al norte, hasta el océano Índico, al sur. Limita, al oeste, con los montes Urales, y al este, con el océano Pacífico.

En la división convencional de continentes, de origen europeo, Asia y Europa aparecen como dos entidades diferentes por razones culturales e históricas. En términos geográficos, forman en realidad un único continente, llamado Eurasia. Además, África está unida a Eurasia por el canal de Suez por lo que también se puede considerar toda la extensión conjunta de Europa, Asia y África como un único supercontinente, ocasionalmente denominado Eurafrasia, o Afro-eurasia.

Definición y límites geográficos Geografía física Mapa de T en O.

El concepto europeo de tres continentes en el viejo mundo se remonta a la antigüedad clásica, pero durante la Edad Media fue especialmente defendido debido a los estudios del erudito del siglo VII Isidoro de Sevilla (véase Mapa de T en O). La delimitación entre Asia y África (en el suroeste) forma el istmo de Suez y el mar Rojo. Los límites entre Asia y Europa, convencionalmente, se considera que discurren entre los Dardanelos, el mar de Mármara, el Bósforo, el mar Negro, el Cáucaso, el mar Caspio, el río Ural y los montes Urales hasta el mar de Kara (Rusia).

En el Lejano Oriente de Asia, Siberia está separada de Norteamérica por el estrecho de Bering. Asia está rodeada por el sur por el océano Índico (específicamente, de oeste a este, el golfo de Adén, el mar Arábigo y la bahía de Bengala), al este por las aguas del océano Pacífico (incluyendo, en contra las manecillas del reloj, el mar de China, el mar de China Oriental, el mar Amarillo, el mar de Japón, el mar de Ojotsk y el mar de Bering) y por el norte por el océano Ártico. Australia (u Oceanía) permanece en el sudeste, el límite geológico y ecológico entre Asia y Oceanía en el sector que separa a la Austronesia de la Australasia es la Línea de Wallace aunque histórica y culturalmente el límite con Oceanía está dado más frecuentemente por la Línea de Weber (tras ser una colonia neerlandesa, a mediados del recién pasado s XX el Estado de núcleo asiático llamado Indonesia heredó territorios de Oceanía como las islas Aru y el oeste de la isla de Nueva Guinea por lo que actualmente los neófitos suelen confundirse con los límites del Sudeste Asiático y la Oceanía).

Algunos geógrafos no consideran que Asia y Europa sean continentes separados,1 ya que no existe una separación física lógica entre ambas.2 Por ejemplo, Barry Cunliffe, el profesor emérito de arqueología europea de Oxford, sostiene que Europa ha sido geográficamente y culturalmente la “excrecencia occidental del continente asiático”.3 Geográficamente, Asia es la mayor parte oriental del continente denominado Eurasia con Europa constituyendo una península noroccidental de la masa continental denominada Eurafrasia: geológicamente, Asia, Europa y África constituyen un territorio único y continuo (salvo el artificial canal de Suez) y comparten una plataforma continental común. La mayor parte de Europa y Asia se asientan en la placa tectónica euroasiática, que bordea a la placa Arábiga y la placa India por el sur; la parte más nororiental de Siberia (al este de los Montes Cherski) forma parte de la placa Norteamericana.

En geografía, existen dos escuelas de pensamiento principales. Una escuela obedece a las convenciones históricas y trata Europa y Asia como continentes diferentes, categorizando subregiones dentro de ellos para un análisis más detallado. La otra escuela compara la palabra “continente” con una región geográfica cuando se refiere a Europa, y utiliza el término “región” para describir a Asia en términos de la fisiografía. Dado que, en términos lingüísticos, “continente” implica una masa distinta, cada vez es más común sustituir el término “región” por el de “continente” para evitar el problema de la desambiguación.

Dado el alcance y diversidad de la masa de tierra, a veces no está siquiera claro en qué consiste “Asia” exactamente. Algunas definiciones excluyen Turquía, Oriente Medio, Asia Central y Rusia, y sólo consideran que componen Asia el Lejano Oriente, el Sureste Asiático y el subcontinente indio,4 5 especialmente en Estados Unidos después de la II Guerra Mundial.6 El término a veces se reduce de forma más estrecha para referirse a la región Asia-Pacífico, que no incluye Oriente Medio, el Sureste Asiático ni Rusia,7 pero sí incluye las islas del océano Pacífico y puede incluir partes de Australasia u Oceanía, a pesar de que los isleños del Pacífico no son considerados asiáticos.

Historia

Mientras que África es considerada generalmente como el lugar de nacimiento de la humanidad, se cree que Asia junto con Europa, fue la cuna de la civilización, aunque ésta en realidad no fue única y uniforme: la gran extensión del continente asiático hizo casi inevitable que surgieran varias culturas de manera independiente. El siguiente apartado intenta mostrar las interacciones, colisiones y sucesiones de estas civilizaciones desde una perspectiva continental. Sobre las regiones mencionadas, en las secciones de historia relativas a los distintos países asiáticos encontramos la parte cultural de Asia Menor, Asiria, Babilonia, la Civilización del valle del Indo, Oriente Próximo, Persia, Siberia y Sumer. Además podemos destacar a las antiguas civilizaciones que surgieron, como en Mesopotamia, las civilizaciones indias, los orígenes de la civilización china.

Los principales reinos antiguos en la interacción cultural como el gran emperador de Ciro II el Grande, que unificó a los pueblos de origen iraní en el Reino de Persia. Después la creación del Imperio persa aqueménida (550 a. C.−330 a. C. aproximadamente), que extendió la cultura persa desde el mar Mediterráneo hasta el río Indo. La expansión india, la difusión de la civilización china, el dominio musulmán (conocido como el auge y expansión del islam) y mongol, la influencia china y mongola. Además los primeros inicios del dominio colonial de las grandes potencias europeas, como la exploración y colonización realizadas primeramente por España y Portugal, como la llegada de Fernando de Magallanes en 1521 quien descubrió la parte oriental del continente asiático seguido después por Juan Sebastián Elcano, y más tarde colonizadas por Francia, Gran Bretaña, Países Bajos y Rusia.

En la Edad Moderna, Asia constituyó el continente económicamente más productivo. Hacia 1500, Oriente Medio, India y China concentraban cerca del 60 % de la producción mundial, y poco antes de 1800 el 80 % de la misma. Durante el siglo XVIII, los textiles de India se exportaban extensivamente a Francia e Inglaterra. Y gran cantidad de productos industriales chinos estaban presentes tanto en la América colonial desde el siglo XVII como en Europa. Se estima que un 75 % de la plata extraída por los españoles en América acabó en China a cambio de la compra de productos manufacturados en China.19 20 La Revolución Industrial europea alteró este equilibrio, y mediante conquista militar gran parte de Asia pasó a estar controlada por potencias europeas.

Tras llegar a la independencia de los países colonizados de sus antiguas metropólis mediante la adopción de una respuesta al imperialismo propia en cada país, Asía vería el mantenimiento de esa independencia, la aparición de conflictos, la intensificación del nacionalismo, la confrontación ideológica y la expansión económica. Colonización de Asia por Homo sapiens

Un modelo común para la colonización de Asia asume que ésta se dio a través de varios eventos migratorios desde África y Oriente Medio. Una primera migración temprana a través de la costa sur del continente dio origen a ciertas poblaciones actuales de Oceanía como los onge de las islas Andaman, mientras que una migración posterior hacia el Norte dio origen a europeos orientales y asiáticos.

El hallazgo del Hombre de Ust’-Ishim en Siberia y el estudio de su genoma han permitido conocer nuevos datos sobre los procesos migratorios que se produjeron hacia este continente. El hecho de que el individuo de Ust’-Ishim no esté más estrechamente relacionado con los onge de las islas Andaman (descendientes de la primera migración costera) que con los actuales asiáticos orientales o nativos americanos (descendientes de la migración hacia el Norte), muestra que al menos otro grupo, al cual pertenecieron los ancestros del individuo de Ust’-Ishim, colonizaron Asia antes de 45 000 BP.

Además, el individuo probablemente vivió durante un periodo cálido (Interestadio de Groenlandia 12), que ha sido propuesto como tiempo de expansión por Eurasia. Este individuo podría entonces representar una radiación humana temprana hacia Europa y Asia Central que pudo haber fracasado en cuanto a la presencia de descendientes en las poblaciones actuales.

Idioma

Las lenguas que se hablan en el continente asiático son numerosas, a continuación destacamos las siguientes: Lenguas nativas

Entre ellas la más hablada es el chino o mandarín, seguidas del hindi, el chino cantonés, el urdu, el árabe, el tamil entre otras destacamos como lenguas oficiales y nativas el japonés, el bahasa indonesio, el coreano, turco, hebreo, persa, birmano, tailandés, tagalo, ruso, armenio, tibetano, tetun y entre otros. Lenguas europeas

Debido a la colonización europea en diferentes países asiáticos, algunos idiomas europeos son también de uso habitual. Por ejemplo el inglés es utilizada como lengua oficial, asociada y comercial en la India, Malasia, Filipinas, Singapur, Myanmar, Sri Lanka, Pakistán, Líbano, Bangladés, Israel, Maldivas, Brunéi, Emiratos Árabes Unidos, la región china de Hong Kong, el Territorio Británico del Océano Índico y entre otros. El francés se utiliza en las naciones de la Península de Indochina como Camboya, Laos y Vietnam, parte de la India como en el territorio de Puducherry y Líbano, como segunda lengua oficial junto con el árabe, la otra lengua oficial.

La lengua española es hablada por minorías en las Filipinas, aunque del español en esta parte de la Región Oriental del Sudeste Asiático, ha derivado una lengua criolla como el chabacano. Hablado en determinados sectores de las Filipinas, así también al norte del estado de Sabah en Malasia, que está reconocido como lengua oficial junto con el malayo y el inglés y en la ciudad de Ternate en Indonesia, todas ellas antiguamente que pertenecieron a España. También el español es hablado por las comunidades sefardíes en Oriente Próximo, principalmente en países como Israel y zonas de Turquía, también lo hablan en algunos sectores de Palestina y Líbano. Además del español ha derivado también, un dialecto hablado por los sefarditas como el judeoespañol o ladino y que está presente también en Oriente próximo.

El griego es hablado en la isla de Chipre junto con el turco y el portugués es lengua oficial junto con el tetun en Timor Oriental y se habla también en algunos sectores de la India como Goa, Dadra y Nagar Haveli y Damán y Diu, en el estado de Malaca en Malasia y en la región china de Macao.

Religión Jóvenes monjes budistas tibetanos de Drepung.

Asia es un continente de gran riqueza espiritual y de diametral importancia religiosa ya que las religiones más practicadas del mundo surgieron en Asia, siendo cuna de las cinco grandes religiones mundiales; el judaísmo, el cristianismo, el islamismo, el budismo y el hinduismo. Debido a esto, países asiáticos como Israel (lugar sagrado para judíos, cristianos y musulmanes), Arabia Saudíta (donde se encuentran dos de las tres ciudades santas de los musulmanes) e India (donde se encuentran los lugares santos de hindúes y budistas), reciben millones de peregrinos de todo el mundo.

Otras importantes religiones surgidas en Asia son el bahaísmo (Irán), el confucianismo (China), el jainismo (India), el sijismo (India), el sintoísmo (Japón), el taoísmo (China) y el zoroastrismo (Irán).

Entre diferentes pueblos asiáticos también se practica el animismo y el chamanismo, desde los seguidores del culto Bön en Tíbet, y la religión tradicional china, hasta las creencias animistas de diferentes tribus indígenas de todo el continente asiático.

La religión mayoritaria de Asia es el budismo, practicado principalmente en el Este y Sudeste Asiático (abarcando desde el norte de India y el Himalaya hasta Japón), aunque en muchos países es practicado de forma sincrética al lado de otra religión nacional (taoísmo, confucianismo y religión tradicional china en China por ejemplo, shinto en Japón, etc.).

De cerca le sigue el islam predominante en el Medio Oriente y el Asia Central (desde la península del Sinaí hasta Pakistán) más Malasia e Indonesia. El hinduismo es otra de las grandes religiones de Asia aunque más geográficamente concentrada, es mayoritario solo en India y Nepal, pero con minorías en muchos países asiáticos.

El judaísmo es mayoritario en Israel (único país donde es mayoría en el mundo), y el cristianismo es mayoritario sólo en Filipinas y Timor Oriental, y tiene un alto porcentaje en Corea del Sur, Armenia y Georgia pero tiene importantes minorías en toda Asia, por ejemplo en Líbano, Siria, Japón, Turquía e Israel.

A diferencia de otros continentes, la religión en Asia es de gran importancia y en muchos países es vista como parte de la identidad étnica, lo que ha motivado más de un conflicto étnico, como lo son el conflicto árabe-israelí, el enfrentamiento entre hindúes y musulmanes en India, Pakistán y Bangladés, entre hindúes y budistas en Sri Lanka, entre musulmanes y budistas en Indonesia, entre musulmanes y cristianos en Líbano y entre hindúes y sikhs en India.

Obtenido de «https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Asia&oldid=93615104»


Mis sitios nuevos:
Emprendedores
Politica de Privacidad