Administrador Como Facilitador De Trabajo En Equipo

Administrador Como Facilitador De Trabajo En Equipo

Uno de los mayores problemas que se presentan en todas las empresas es el unir a un conjunto de personas para que cumplan con un propósito organizacional. Todas ellas posen necesidades, intereses, conocimientos, experiencias, expectativas y otras serie de motivaciones diferentes. La función del administrador es consolidar esta variedad de expectaciones en una misma de bien común y amalgamarlos en un equipo que sienta y viva el mismo horizonte soportado en un mecanismo de comunicación que fluya e irrigue todas las fibras del grupo.

Pero, ¿qué es trabajar en equipo? ¿En que se diferencia de trabajar en grupo?. Trabajar en grupo es realizar las cosas con un jefe que dirige e indica qué se debe hacer, cómo lo debe hacer y para cuándo se deben entregar los resultados, donde sus integrantes hacen lo que se les indica de manera separada e individual. Para que las personas logren el éxito de sus tareas y cooperen con buena voluntad debe utilizarse el trabajo en equipo: “es un grupo de personas que trabajan para lograr una meta común”. Sin embargo, esto es mucho más.

A esta definición debe agregarse un concepto bien importante: “SINERGIA. Un equipo es un grupo de personas que trabajan en forma sinérgica para lograr una meta común. Cuando las personas trabajan juntas como equipo, cada una se beneficia del conocimiento, trabajo y apoyo de los demás miembros, lo cual lleva a una mayor productividad que la que se lograría por cada persona que la que se lograría por cada persona que trabajara al máximo de su capacidad como individuo”

COMPARACIÓN DE ROLES

GERENTE FACILITADOR

Le corresponde el procurar que las cosas salgan bien. Le concierne el ayudar a las personas para hacer las cosas que les corresponden.

Toma la visión a corto plazo. Ayuda a las personas a encontrar su visión y articularla con todas sus áreas vitales.

Concentrado en el Cómo. Colabora a su gente en concentrarse y ser clara en el Aquí y en el Ahora.

Piensa en términos de administración, mantenimiento y el presente. Ayuda a las personas para que piensen y permite que comuniquen sus pensamientos.

Se ubica en el plan: el ritmo. Ayuda a las personas a construir su significado del tono y dirección, y para funcionar tan bien como lo requiera el ritmo de la organización.

Anima a los otros a completar sus tareas. Anima a otros a comprometerse en el proceso.

Monitorea límites y los define. Ayuda a los otros a acordar significado de sus esperanzas y sueños, recomienda acerca de los límites.

Cuenta con los otros para completar su misión y las metas esperadas. Ayuda a su gente en la articulación de una visión compartida y una misión común.

Inspira estabilidad. Ayuda a su gente a responder para las cosas que son nuevas y las cosas que requieren la misma actitud.

Como puede observarse, el asunto del facilitador está inmerso en la construcción de un significado conjunto. Otra conclusión que podríamos inferir del cuadro, es el interés del facilitador por el grupo y su relación, así como por concentrarse en la persona más que en las funciones o cargos. Otro aspecto que emerge y resalta es la consideración del facilitador por la capacidad comunicadora de las personas con las cuales se relaciona.

En síntesis, el rol del facilitador parece nacer para complementar los tradicionales roles del gerente y líder. Es nuestra percepción que el facilitador de un grupo, sea externo o interno, esta en capacidad de comprender los demás roles que hacen parte de la gestión de un grupo de trabajo. Conociendo el papel y los alcances del rol de líder y el rol de gerente - administrador, estaría dispuesto a asumir el poder de su rol como facilitador en procesos de desarrollo humano.


Mis sitios nuevos:
Emprendedores
Politica de Privacidad